Los pequeños siguieron al padre de dos ellos, cuando salió de cacería. Están desaparecidos desde ayer a la tarde y pasaron la noche en una zona selvática.

Desde las 18 de ayer, nada se sabe de dos hermanitos de 3 y 8 años, ni de sus primos de 6 y 9 años que inocentemente siguieron al padre de uno de ellos cuando salió a cazar en el monte que rodea a Tartagal por el sector este.

Los chicos residen a unos 6 km de la ciudad norteña y según contó el padre de Inés, de tan solo tres añitos, y Moisés de 8, salió en la tarde de cacería pero nunca imagino que los dos chicos pudieran serguirlo junto a sus dos primos, Antonela y César, que se encontraban jugando con ellos.

Efectivos de la Unidad Regional 4, con jurisdicción en el departamento San Martín, y de todas las dependencias de la zona realizan un rastrillaje en los montes circundantes de la zona este de la ciudad. Desde la misma unidad se precisó que, como hasta las primeras horas de la mañana de hoy no se tenía noticia de los pequeños, por lo que se requirió la colaboración de la División Canes y de otras áreas de la policía provincial. La mayor preocupación es que durante las noches la temperatura desciende hasta cerca de los cero grados y los niños no tienen abrigo suficiente, agua ni alimentos.

Fuente: El Tribuno