Sucedió poco después de las 22, en Colón al 3800. Los asesinos llegaron en un Chevrolet Astra. Bajaron del vehículo, patearon la puerta de la vivienda y abrieron fuego sobre las víctimas.

Tres hombres fueron asesinados a balazos anoche en Colón al 3800, en la zona sur de Rosario. De acuerdo a las primeras informaciones, las víctimas fueron ultimadas por dos personas que llegaron al lugar en automóvil y fueron directamente hacia una vivienda ubicada en ese lugar a concretar el crimen.
Las víctimas fueron identificadas como Omar Palavecino, apodado Petete, de 42 años; Fabricio Heredia, de 36 y Marcelo González, de 45 años.
Fuentes policiales indicaron a La Capital que todo sucedió poco después de las 22 en Colón 3897. Según trascendió, Palavecino, Heredia y González se encontraban en ese lugar cuando en un momento dado llegaron dos hombres a bordo de un Chevrolet Astra.
Testigos del hecho señalaron que esas personas bajaron del coche, se dirigieron directamente hacia la vivienda, patearon la puerta y abrieron fuego sobre las víctimas que fallecieron en el lugar.
Las actuaciones por este caso están a cargo del fiscal Luis Schippa Pietra y la Policía de Investigaciones. Fuentes policiales indicaron que las víctimas tenían antecedentes penales. Por eso, la hipótesis más firme hasta el momento hablaba de un ajuste de cuentas.

Fiscalía sigue la hipótesis de una venganza por narcotráfico

Se conocieron más detalles de la matanza ocurrida anoche en Colón al 3800. Se levantaron en el lugar 15 vainas de calibre 9 milímetros y las víctimas tenían lesiones en tórax, abdomen y cabeza.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que los primeros indicios reunidos en torno al triple homicidio ocurrido anoche en Colón al 3800 “dan cuenta de una posible relación con la venta de estupefacientes”.
A esa hipótesis preliminar se llegó luego de confirmarse a través de voceros policiales que al menos una de las víctimas tenía antecedentes penales por venta de drogas y que la escena del crimen está ubicada en sector donde suelen desencadenarse ajustes de cuentas por cuestiones de narcotráfico.
Además, se consignó que en la escena del crimen los investigadores levantaron quince vainas servidas de calibre 9 milímetros.
Las inmediaciones de Colón y Presidente Quintana, donde vive una conocida familia ligada al tráfico de drogas, ha sido escenario de innumerables asesinatos en los últimos meses.