El libanés fue capturado en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú. Es considerado clave en el financiamiento del ataque a la AMIA.

Assad Ahmad Barakat, el hombre más buscado en América Latina del grupo islamita Hezbollah, fue capturado este viernes en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú, en la Triple Frontera con Argentina y Paraguay, informó la fiscal general paraguaya, Sandra Quiñonez Astigarraga, en su cuenta de Twitter.

El juez penal de garantías paraguayo Rubén Darío Riquelme había ordenado la captura internacional de Barakat el 31 de agosto pasado, en la causa sobre la entrega irregular de un pasaporte paraguayo a su nombre.

El ministro del Interior de Paraguay, Juan Ernesto Villamayor, destacó en la cuenta de Twitter de su cartera la captura de Barakat y recordó que Paraguay “fue el país que libró orden de captura internacional ya en agosto, por el tipo punible de producción documentos de contenido no auténtico”.

La Justicia paraguaya, según la web del diario paraguayo La Nación, estaría tramitando el pedido de extradición del detenido a través de los canales diplomáticos correspondientes.

Barakat era uno de los integrantes del grupo islamista Hezbollah más buscados en América Latina, clave en el financiamiento y lavado de dinero, operativo en la Triple Frontera e incluso en el Caribe.

Las autoridades de seguridad paraguayas consideran que Barakat fue clave en el financiamiento del ataque a la mutual judía AMIA, consumado en Buenos Aires en 1994, que dejó 85 muertos y más de 300 heridos, del cual fue acusada Hezbollah.

Barakat fue investigado en Argentina por orden del primer juez de la causa AMIA, Juan José Galeano,

La denuncia de Galeano, destituido en 2004, fue seguida por el fiscal Alberto Nisman, fallecido en 2015, en sus acusaciones contra Irán como supuesto autor intelectual del atentado a la AMIA.

La Unidad de Información Financiera argentina congeló bienes de Barakat en ese país e investiga el cobro de premios por más de diez millones de dólares en un casino de la provincia de Misiones, a donde se trasladaba desde su presunta base operativa en Ciudad del Este.as menores de edad, y entre el público había chicos de 9 y 10 años, lo que despertó el enojo de los padres.

Laguna Yema es una localidad de 4.000 habitantes que se encuentra ubicada a 382 kilómetros de la capital de Formosa.

Tras la difusión de las imágenes y la viralización que se dio por efecto de las redes sociales, se aguarda algún comunicado del colegio y/o de las autoridades de la provincia.