Recibió dos llamados de personas que se hacían pasar por personal con altos cargos. Lo hicieron ir hasta un cajero para supuestamente depositarle 50 mil pesos y entregarle un TV.

“Soy Germán Alsogaray, el gerente general, y le llamo porque su línea tiene un beneficio de 50 mil pesos más un televisor de 55 pulgadas”. Así comenzó el intento de estafa hacia un cordobés, que se dio cuenta al instante y se hizo pasar por una jubilada.

En la comunicación, el supuesto gerente le aseguró que tenía dos maneras de obtener sus premios. Una era dirigirse a Av. Brasil 731 en Capital Federal y la otra, a través de un cajero automático. Por lo que el cordobés, imitando a una señora mayor, eligió la opción bancaria.

Primero, el estafador se aseguró de que tenga tarjeta de débito y esté adherido a un banco. Entonces, le dijo que debía dirigirse hacia un cajero automático y que luego lo volverían a llamar.

El hombre, de quien resguardamos su identidad, le siguió el juego. Le dijeron que ellos le darían un número de CBU en cuya cuenta estaban depositados los 50 mil pesos y él (o ella, ya que supuestamente era una jubilada), podría pasarlos a su propia caja de ahorros. Incluso hasta le pusieron nombre: “Es el nuevo sistema ATM, Automática Transacción Manual”, le dijeron por teléfono.

Cuando el cordobés llegó al banco, su celular volvió a sonar. Pero esta vez, otro estafador, que se identificó como “Julián Páez de Home Banking Argentina”. Y prometió que iba a ser la “persona que va a oficializar el acreditamiento” (sic).

Una vez frente al cajero, le dijeron que ingrese su tarjeta y clave personal,haga una consulta de saldo y les indique el monto exacto que figuraba en el tíquet. La víctima del intento de estafa redobló la apuesta: les dijo que tenía más de 460 mil pesos en su cuenta. Los delincuentes sin duda se entusiasmaron.

La excusa que puso el estafador para hacer esas preguntas fue que necesitaba saber el dinero que tenía “para corroborar que los 50 mil pesos se acrediten de manera correcta”.

Entonces, el paso siguiente que le pidió hacer fue ir a la opción Transferencias. Todo con un alto nivel de detalles y paciencia, para que la supuesta jubilada siga las indicaciones.

Allí, el cordobés se cansó del cuento del tío y confrontó a quien intentó estafarlo. Este evadió las preguntas y rápidamente cortó la llamada.

+ VIDEO: Los audios de las llamadas con el intento de estafa: