La víctima fatal recibió un tiro en la espalda que también alcanzó al menor. Ocurrió en la tarde del viernes en Villa Tesei.

Juan Díaz tenía 42 años de edad. Estaba casado y tenía dos hijos. Era una persona respetada y se destacaba por estar predispuesta a hacer algo por los demás. Antes de ser ejecutado por los ladrones había ido a buscar a su hijo a la escuela.

Los delincuentes los siguieron durante cinco cuadras. En un semáforo intentaron robarle la moto pero Díaz escapó. Lo persiguieron otras cinco calles más hasta que lo cruzaron y le tiraron a matar. Cuando padre e hijo estaban en el suelo le sacaron la moto y huyeron.

La terrible escena conmocionó a los testigos. Se acercaron para ayudarlos pero el hombre estaba desangrándose y aunque llegó una ambulancia ya era tarde. El adolescente fue trasladado a un hospital donde se está recuperando.

La muerte del vecino de la localidad bonaerense provocó indignación y un nuevo reclamo de seguridad en un territorio dominado por los malvivientes.