El cuerpo tenía varias heridas y estaba dentro de la habitación de un departamento. Estudiaba Ingeniería en Sistemas. Hay dos detenidos y un prófugo.

Juan Cruz Ibáñez tenía  23 años de edad. En el año 2016, integró un equipo de jóvenes argentinos reconocidos por sus trabajos en Estados Unidos.Habían desarrollado una app para drones.

El cuerpo de Ibañez presentaba heridas de un arma blanca. Lo hallaron a un costado de la cama y en ropa interior tras el aviso que dio una vecina al observar que la puerta del departamento estaba abierta.

La escena del crimen era bastante traumática. Había sangre por todas partes. En el ascensor del edificio había manchas aunque el lugar no estaba revuelto ni faltaban pertenencias.

El caso está en manos de la fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Georgina Pairola. La principal hipótesis que se maneja es que el asesino conocía a Ibáñez. No encontraron por ahora signos de resistencia.

Ibáñez había nacido en Murphy, una pequeña localidad cercana a Rosario. Cursaba las últimas materias de su carrera y trabajaba en una empresa de computación. Tenía, además, varios emprendimientos particulares.

Un taxista prestó testimonio y dijo que el viernes por la madrugada llevó a un pasajero con varios bolsos a cuestas desde Zeballos al 2100 hasta una vivienda de Chacabuco al 4200. Tras allanar ese domicilio encontraron pertenencias de Juan Cruz. en el lugar detuvieron a una mujer de 21 años y a un hombre de 33, acusados de encubrimiento. El hermano de la joven se encuentra prófugo y se le adjudica la autoría del homicidio.
Premiado por la Nasa. Tras conocerse la muerte del joven, una de los datos que que trascendieron fue que la Nasa seleccionó un proyecto que Juan Cruz desarrolló junto a seis amigos. El proyecto “No me estrelles el drone” planteaba el desarrollo de una plataforma que permitía a los drones identificar factores climáticos, posibles colisiones y otras situaciones de riesgo.