Sergio Carmona confesó el crimen tras ser detenido en su finca de Rodeo del Medio junto a su mujer. El niño sufrió severos golpes.

Sergio Carmona, padre del pequeño de un año y diez meses que fue asesinado en una finca de Maipú, Provincia de Mendoza, se quebró y confeso el crimen. Según explicó, lo golpeó luego de que el pequeño rompiera el televisor. Esta madrugada había sido detenido junto a su pareja, y madre del pequeño.

 

De acuerdo a la declaración de Sergio Carmona (19), fue tal la golpiza que le propinó a su pequeño hijo que le ocasionó la muerte. Ya detenido, el joven se quebró y confesó haber castigado a la criatura, confiaron fuentes cercanas a la investigación.

 

El hecho ocurrió el jueves último, cuando la madre del niño lo encontró sin signos vitales por lo que dio aviso a la línea de emergencias 911, quienes rápidamente se trasladaron hasta la vivienda ubicada en el lateral Norte del acceso este al departamento mendocino de Maipú.

 

Una vez allí la joven contó a los médicos que el niño había tenido vómitos durante la noche anterior, por lo que decidieron el rápido traslado del bebé a un hospital de la zona, donde horas después falleció.

 

Sin embargo, a partir de los resultados de la autopsia, el fiscal Torres ordenó los operativos para dar con los padres del nene que comenzaron a primera hora de este viernes con la participación de efectivos de la policía mendocina, quienes realizaron varios allanamientos en los que secuestraron una escopeta y proyectiles.

 

“Se me fue la mano, le pegué porque se le cayó el televisor y lo rompió”, confesó, palabras más, palabras menos, Carmona. Tras el descuido del bebé, la familia se quedó sin televisor, lo que desató la ira de su padre. Tras esta declaración del acusado, es el más comprometido en la causa. Pero las excusas que puso la madre del nene sobre su estado de salud pueden valerle la imputación por encubrimiento.