Ocurrió en pleno barrio de Colegiales y las cámaras de seguridad registraron todo el ataque en el que murió “Tute”. Las imágenes pueden herir la sensibilidad.

El encarnizado ataque de una pitbull a un perro callejero conmocionó hace unos días a Mendoza. El video, que se viralizó, muestra a vecinos y policías haciendo lo posible para salvarlo. Según testigos, “Zamba”, que lo mordía en el cuello, es del usurpador de una casa en la zona de Quinta Sección. El callejero sobrevivió. Pero la pitbull ya mató a otros tres perros y los vecinos pidieron echar al hombre del barrio y reubicar al animal.

En ese caso, el perro atacado no tenía dueño. Por lo que nadie se acercó a la comisaría mendocina más próxima a presentar una denuncia.

Pero el jueves de Semana Santa, en Buenos Aires, un pitbull de 40 kilos que paseaba con correa sin bozal, mató en segundos a “Tute”, un caniche marrón de 4 años. Todo quedó registrado en las cámaras de seguridad de la casa de Paola Arditi, que cuenta a Clarín que ya inició una causa penal y también evalúa ir por la vía civil “por daño moral” tras la “displicencia y actitud violenta” con la que actuó la dueña del pitbull.

Ese jueves, a las 15.30, Paola, su marido, sus hijas menores y “Tute” llegaron a esa casa de Colegiales. Dejaron bajar al perro del auto de la familia antes de entrar y, en ese momento, el pitbull se abalanza contra él y lo arrastra unos metros. La mordida fue letal.


Paola asegura que la dueña del pitbull, de unos 28 años, “en lugar de querer contener y ayudar, no tuvo empatía con mis hijas, que estaban llorando a los gritos. Nos decía: ‘¿A quién vas a denunciar vos?’. Y tampoco hizo mucho por controlar al perro. Claramente no podía. Igual, lo sacaba a pasear sin bozal y terminó matando a ‘Tute’. Estamos destrozados“.

Una de las hijas de Paola, con Tute (Familia Arditi)

Una de las hijas de Paola, con Tute (Familia Arditi)

En el video se ve que su hija mayor, de 15 años, se tira sobre el pitbull para salvar a su perro, y a Paola sacándola. “En cualquier momento se le podía ir a la cara a ella”, dice. Unos vecinos le dijeron que había una veterinaria de guardia a unas cuadras y la mujer, con la mayor y su otra hija, de 11 años, lo subió al auto y lo llevó. “Tute” ya estaba muerto.

Su marido hizo la denuncia en UF Norte. “La fiscal me llamó el miércoles y me dijo que le lleve las imágenes de mis cámaras de seguridad. Hago esto porque es importante que la gente sepa, antes de comprar un perro, las características propias de una raza, para que no se conviertan en un arma“.

Paola se refiere al “requerimiento de uso de bozal” en paseos y el “seguro de responsabilidad civil contra terceros”, entre otras normas del artículo N°6 de la ley 4078 para la tenencia responsable de Perros Potencialmente Peligrosos.

El artículo 3 enumera las razas que deben cumplirlas: pit bull terrier, staffordshire bull terrier, american staffordshire terrier, dogo argentino, fila brasileño, tosa inu, akita inu, doberman, rottwiller, bullmastiff, dogo de burdeos, bull terrier, gran perro japonés, mastin napolitano, presa canario, ovejero alemán, cane corso y perros adiestrados para el ataque.

“Es importante que la gente sepa que si ve unos de estos perros sin bozal es una contravención y se puede denunciar“, sigue la mujer, que es trabajadora social y enteró a su perro en el campo de una amiga.

Sobre la vía civil contra la dueña del pitbull, Paola asegura que es por “la persistencia de su conducta displicente. Sabe cuál es mi casa porque a ‘Tute’ lo mató su perro ahí, jamás vino a ofrecer ayuda y ese jueves no quería pasar sus datos. Seis vecinos (que son sus testigos en la causa) la acorralaron para que diga su nombre y su dirección. Ayer una vecina me llamó a las 22 para decirme que la vio paseándolo de nuevo sin bozal”.

Tute, en las últimas vacaciones con la familia en Cariló (Familia Arditi)

Tute, en las últimas vacaciones con la familia en Cariló (Familia Arditi)

“Tute” iba a todos lados con esa familia. El último viaje fue a Pinamar y Paola envió esas fotos a Clarín porque, como dice, quiere que ése sea el “hermoso recuerdo que quede plasmado en el diario”.