El acusado de homicidio permanecía hospitalizado en un nosocomio de Gonzalez Catán cuando, inexplicablemente, logró fugarse luego de que los tres policías que lo custodiaban se quedaran dormidos.

Un preso que estaba acusado de homicidio en La Matanza se dio a la fuga este viernes luego de que los policías que lo custodiaban se quedaran dormidos en plena guardia. El reo estaba internado en un nosocomio y encadenado a una cama, cuándo aprovechó el descuido para darse a la fuga.

El prófugo, identificado como Nahuel Nicolás Medina, escapó del Hospital Evita de González Catán durante la tarde del viernes. Según las fuentes, la fuga se dio luego de que una custodio se quedara dormida sobre una silla al lado de su cama. Fue ahí que Medina aprovechó la distracción para robarle las llaves y desencadenarse.

Al salir de la habitación, el reo se encontró con otro custodio que, al igual que su compañera, también se había quedado dormido. Esto le permitió huir rápidamente la zona de terapia intermedia del hospital sin ser detectado. Afuera, un tercer efectivo que custodiaba la entrada en un patrullero, también se había quedado dormido.

El delincuente permanecía internado desde el 12 de febrero, luego de que lo internaran por heridas sufridas durante su detención a principios de enero. El hombre esta acusado de asesinar a un vecino de su barrio en la noche de año nuevo.

La investigación judicial se encuentra a cargo del fiscal Adrián Arribas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 12 del Departamento Judicial de La Matanza, quien tomó testimonios a los tres policías implicados en la causa y solicitó las filmaciones de las cámaras de seguridad dentro del centro de salud como de sus alrededores.

En tanto, la Auditor General de Asuntos Internos del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Guillermo Berra, dispuso desafectar del servicio a los tres efectivos policiales mientras dure la investigación.