La joven relató que, salió del destacamento alcoholizada y se quedó dormida en un departamento en el que se habría consumado el abuso

Una agente de Gendarmería Nacional denunció haber sido violada por dos compañeros de la fuerza, con los que había compartido una fiesta en un domicilio de la ciudad de Santiago del Estero.

La supuesta víctima dijo que tras asistir a una reunión en el Destacamento, en la que consumió alcohol salió del lugar con dos compañeros varones, con los que se dirigió a un domicilio, en el que se quedó dormida.

Al despertar notó dolores en sus genitales, por lo que se dirigió a un hospital, donde, tras revisarla, le comunicaron de que presentaba signos de haber sido violada. A partir de esa revelación, la mujer recordó que sus compañeros se aprovecharon de su estado de vulnerabilidad por el alcohol para abusar de ella.

Una vez que se realizó la denuncia del caso, los dos gendarmes quedaron detenidos y a disposición de la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual de Santiago del Estero, que dispuso una serie de medidas periciales.

La denunciante fue examinada por un profesional del Cuerpo Médico Forense, mientras que también desde la Fiscalía se requirió que un psiquiatral entreviste a la víctima, el cual habría concluido que su relato era coherente.

Según se supo, además de los detenidos, hay otros dos gendarmes que eran investigados por la presunción de que habrían tenido algún tipo de participación en el ultraje, en tanto desde la fuerza se inició un sumario interno para determinar la forma en la que ocurrieron los hechos.

Se prevé que en dos semana se llevará a cabo una audiencia para resolver la situación de los acusados por la violación.