La situación tuvo lugar en una unidad diferencial, a la altura de Salsipuedes. El colectivero relató la situación que vivieron.

Momentos de tensión vivieron el chofer y los pasajeros de un colectivo de la empresa Eder que viajaban en la unidad que cubre el recorrido Córdoba-La Granja. El jueves por la noche, una joven de unos 25 años se acercó llorando y le dijo al chofer que un hombre se estaba masturbando a su lado.

Inmediatamente, el conductor frenó sobre la banquina y se dirigió hasta el sospechoso. “Me levanté, fui hacia atrás y lo vi sentado: entre las piernas tenía una bolsa de arpillera para taparse. La chica me dijo que él se metía la mano y se masturbaba”, relató Cristian Báez a ElDoce.tv.

“Él me dijo ‘no pasa nada, no pasa nada’ y se quedó en el lugar. Quería como meterse debajo del asiento”, agregó el chofer, que volvió a poner en marcha el colectivo mientras otros pasajeros ‘custodiaban’ al acusado. Ante la tensión, Báez desvió el recorrido: “Lo llevé directo a la comisaría de Salsipuedes, subió un policía y lo detuvo”.

Libre

Sin embargo, la joven afectada no hizo la denuncia policial y el hombre fue liberado a los pocos minutos. “Ella estaba en shock, lloraba y dijo que iba a volver con los padres a hacer la denuncia“, aclaró el chofer.

Por su parte, desde la comisaría de Salsipuedes informaron que efectivamente el caso existió, aunque ante la falta de una presentación formal tuvieron que liberar al muchacho. “Se lo identificó y todo. Pero al no realizar la denuncia lo liberaron”, explicaron a este medio.