McKenna Denson tiene 55 años y se presentó en una iglesia mormona para denunciar ante un grupo de congregados, que había sido abusada por uno de sus líderes en 1984.

Una mujer de 55 años, residente de Colorado se presentó en una iglesia mormona para hablar delante de un grupo de congregados que uno de sus líderes, Joseph Bishop, que ahora tiene 85 años, la violó en un sótano del Centro de Capacitación Misional en 1984 en Provo, Utah.

McKenna Denson pidió tomar la palabra el domingo 2 de septiembre y les dijo que estaban “encubriendo a un depredador sexual” y que “para que la iglesia siga siendo un lugar seguro, necesitamos hacer rendir cuentas a los depredadores sexuales”.

En su exposición sólo pudo acusar a Bishop de violación ya que en el mismo instante que lo nombró, dos guardias de seguridad la intentaron convencer para que se fuera. La intervención de la mujer fue filmada desde la sala y el video fue publicado en YouTube este lunes.

Tras el discurso público de Denson, el vocero de la iglesia, Eric Hawkins, señaló que las personas doloridas deberían buscar otras maneras de contar sus causas personales en vez de interrumpir un servicio de culto para llamar la atención.

“Grabar y publicar estas perturbaciones en redes sociales en busca de atención pública y cobertura mediática lamentablemente muestra una desafortunada falta de respeto hacia los demás”, señaló Hawkins a traves de un comunicado.