Estuvieron casados por 24 años y tienen dos hijos. De los análisis resultó que eran una coincidencia perfecta y ella no dudó en ayudarlo.

Mary Zeigler y Bill Henrichs se casaron apenas cumplieron la mayoría de edad. Su matrimonio duró 24 años y hace 20 se divorciaron. Como tenían hijos chicos (de 8 y 5 años en ese momento) decidieron mantener una buena relación luego de la separación. Gracias a esta decisión, ella le donó un riñón a él sin pensarlo dos veces.

Al tiempo del divorcio, Bill volvió a casarse con Linda, quien tenía dos hijas de un matrimonio previo. Su primera esposa aseguró que esto no los separó sino que agrandó la familia.
Al tiempo del divorcio, Bill volvió a casarse con Linda, quien tenía dos hijas de un matrimonio previo. Su primera esposa aseguró que esto no los separó sino que agrandó la familia.

En febrero de 2018, a Bill le informaron que necesitaba un trasplante y que tenía que buscar un donante. Si bien su hija era compatible, no quería hacerla pasar por eso dado que había sido madre hacía poco tiempo. “Todo empezó a apuntar hacia mi dirección, así que me hice un análisis de sangre y resultamos ser una coincidencia perfecta”, recordó Mary en una entrevista al canal de televisión Fox 9. “Para mí no fue ni siquiera una decisión, fue como si me llamase para ayudarlo a rastrillar hojas”, afirmó la mujer.

Así fue como se preparó para la operación y en octubre realizaron la intervención quirúrgica. “Cuando desperté, los doctores me dijeron que era un excelente riñón”, contó Bill. Su exesposa detalló que sus hijos estaban orgullosos de ella y que les encanta contar esta historia. Asimismo, espera que compartir su experiencia ayude “aunque sea a que una persona cambie su actitud hacia su expareja”.