Fueron secuestrados en un allanamiento de la Policía de Córdoba y trasladados.

El mascotismo y la caza furtiva o apropiación de animales silvestres para su comercialización sigue siendo un flagelo en todo el mundo… Y también en Córdoba.

El pingüino de Magallanes capturado y llevado a Santa Rosa de Calamuchita fue un ejemplo de la peligrosa negligencia del ser humano, pero en otros casos se comete un delito organizado de manera consciente.

En un allanamiento en Unquillo, realizado por personal de la Brigada Investigaciones de la Policía de Córdoba con colaboración de la Patrulla ambiental, se secuestraron diferentes animales exóticos por infracción a Ley de Fauna Silvestre.

Algunos de ellos se encontraban vivos y encerrados en jaulas, mientras que algunos estaban taxidermizados (disecados para mantener su apariencia como si estuvieran vivos).

En las fotos difundidas por la Policía pueden observarse diferentes especies: tucanes, jabalíes, un mono, una serpiente y un zorro, entre otras. No se informó si hubo detenidos.