La idea del Gobierno de Mauricio Macri es que la máxima competencia del automovilismo diga presente nuevamente en el país en 2020, luego de dos décadas sin presencia en nuestro país. Este interés podría contraponerse con el de los gobernadores, quienes están conformes con la presencia del Rally Dakar, certamen que les permite tener dividendos para sus economías regionales

Ya Pasaron 20 años de la última carrera de Fórmula 1 en Argentina, más precisamente en el autódromo “Oscar y Juan Gálvez” de la ciudad de Buenos Aires, pero la idea del Gobierno de Mauricio Macri es que la máxima competencia del automovilismo diga presente nuevamente en el país en 2020.

Para eso se están haciendo gestiones, ninguna oficializada aún, para que los monoplazas puedan volver a rugir en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, más allá de que para que eso suceda se necesita una gran inversión, no solo para reacondicionar el autódromo, sino también para otros aspectos organizativos.

El presidente Macri tiene como objetivo que la Fórmula 1 vuelva al país, y para ello trabaja junto al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y su vicejefe, Diego Santilli, aunque| también con empresas privadas -como Fénix Entertainment, que trajo tres años la Fórmula E en Puerto Madero-, que aportarían parte del dinero necesario.

Actualmente la Fórmula 1 es manejada por la empresa Liberty Media, de capitales estadounidenses, cuyo CEO es Chase Carey, y ve con buenos ojos volver a pisar la tierra del quíntuple campeón del mundo, el recordado Juan Manuel Fangio.

Sin embargo, para que esto suceda se deberán combinar diferentes factores, uno de ellos, y el clave, es poner en condiciones el autódromo ubicado en la zona de Villa Lugano. Si bien ya se disputan carreras de las categorías nacionales –Turismo Carretera, Súper TC2000, Top Race y TN– entre otras, los responsables de la F1 ya adelantaron que se deberían hacer reformas y mejoras.

El propio responsable de seguridad de circuitos de la FIACharlie Whiting, en su visita a la Argentina hizo algunas sugerencias respecto de los planos originales realizados por la empresa Typsa, la misma que construyó el circuito callejero de Valencia. Desde el Gobierno estiman que la vuelta de la Fórmula 1 significaría una fuente de turismo importante, y colocaría al país en la mirada del escenario mundial.

Qué pasará con el Dakar

Lo que la llegada de la Fórmula 1 impulsa para bien del Gobierno podría darle un golpe negativo a la presencia del Rally Dakar en el país, en donde está hace más de una década, luego que las condiciones de seguridad en África impidieron que se siga corriendo allí y recale en Sudamérica.

La última edición tuvo como escenario Perú, Bolivia y Argentina, con llegada en Córdoba, y si bien las provincias tienen mucho interés en albergar nuevamente la competencia, todo dependerá de las negociaciones con el Gobierno, a lo que se le suma este deseo de la vuelta de la Fórmula 1.

Es que si bien son competencias automovilísticas más que atractivas, los intereses de la FIA no son los mismos que los organizadores del Rally Dakar. Es que la Fórmula 1 abarca, un fin de semana de competencia, mientras que el Rally Dakar comprende 19 días de carrera en diferentes territorios.

En una entrevista que concedió a NA tras la conclusión de la edición 2018, el responsable del Rally Dakar, Etienne Lavigne, dejó en evidencia -según su criterio- las ventajas de una y otra competencia.

“El balance del Dakar es súper positivo. La Fórmula 1 cuesta 30 millones de dólares, por un día de competencia con 26 participantes, por un público que tiene que pagar y en un solo lugar. En cambio el Dakar tiene cuatro millones de espectadores gratis, 165 competidores, visibilidad de todas las provincias que vamos a atravesar. Y entonces, comparando, realmente es diferente. Es mi discurso militante entre eventos”, afirmó.

Los intereses del Gobierno nacional podría contraponerse con el de los gobernadores, quienes están conformes con la presencia del Rally Dakar, que les permite tener dividendos para sus economías regionales, algo que la Fórmula 1 no les permitiría, dado que la carrera se concentra en Buenos Aires solamente.