La mujer quedó al descubierto cuando revisaba una caja en la que había 5.200 dólares.

La joven pareja había contratado a una mujer para hacer las tareas domésticas. Pero en un momento les faltó plata de la billetera y comenzaron a sospechar de ella. Al día siguiente decidieron poner una cámara oculta, con un método simple: un celular adentro de la caja de un vino, con un agujerito para que el ángulo de filmación captara los movimientos de la mujer en el living.

De esta manera confirmaron la presunción: la empleada buscó una caja donde guardaban el dinero y se robó los 5.200 dólares del matrimonio. La maniobra quedó al descubierto en las imágenes, por lo que la ladrona terminó detenida.

“Nos dimos cuenta de que en la billetera no estaba todo el dinero completo, que faltaban 210 pesos y 450 dólares. Entonces empezamos a pensar qué hacer y decidimos filmarla”, contó la joven.

Personal de la Comisaría 14 B de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que se encontraba realizando tareas de despliegue territorial recibió la denuncia y se presentó en la casa, adonde arrestó a la sospechosa.