Emanuel Retamar fue acusado de ser el autor responsable del homicidio doblemente calificado.

Alrededor de las 16:30 de este miércoles el juicio por el crimen de Brenda Arnoletto (24) de Pozo del Molle llegó a su fin. Los tribunales de Villa María condenaron a cadena perpetua a Emanuel Retamar (38) por el femicidio cometido aquel martes 29 de noviembre de 2016.

Se trata del único imputado por el crimen, acusado de ser el autor responsable del homicidio doblemente calificado, lo que corresponde a femicidio y criminis causa en concurso real con abuso sexual con acceso carnal.

El fiscal de Cámara, Francisco Márquez, en diálogo con Villa María VIVO!aseguró que la condena corresponde a cadena perpetua con declaración de reincidencia. El juicio tuvo tres audiencias a puertas cerradas, del que participó un jurado popular y declararon ocho testigos.

El primer día del juicio, Retamar –que quedó detenido el 30 de noviembre del año pasado- se defendió de los hechos y aseguró que en el momento del crimen estaba viajando hacia el campo donde trabajaba. Sin embargo, los resultados de las pericias indicaban otra cosa: habían encontrado ADN en el cuerpo de la víctima y en sus prendas.

Cómo fue aquel día en que Brenda Arnoletto encontró la muerte

La joven de 24 años había salido a caminar con su mamá y hermana el lunes 28 por la noche. Cuando sus familiares decidieron emprende el regreso, ella decidió continuar el paseo por el exferrocarril. Esa fue la última vez que la vieron.

Recién a las 7:00 del día siguiente, vecinos encontraron el cuerpo de Brenda. Sus padres ya estaban en la comisaría realizando la denuncia por su extraña y sorpresiva desaparición.

Ese mismo día, detuvieron a Emanuel Retamar luego de confesar el crimen. Él realizaba trabajos como golondrina por la zona. Ya había estado detenido por un hecho de abuso en la provincia de Santa Fe.