La eliminación de la alícuota municipal que se cobra con la factura de gas a los usuarios residenciales significará un alivio del 4,3 por ciento en lo que se pague por ese servicio.

Ese porcentaje será el impacto que en el monto total tiene el 8 por ciento que representa el tributo, con el cual a nivel local se configura un fondo que se destina a la realización de obras de gas.

El proyecto fue enviado ayer al Concejo Deliberante por el Intendente Martín Gill, y también, hay  proyecto que presentó Juntos por Villa María. Para que la iniciativa prospere se requiere modificar la Ordenanza Tarifaria vigente.

En ese marco, todo indica que no debería haber inconvenientes en que los ediles avancen en la sesión en ese tema, ya que ambos sectores impulsan proyectos similares, con un mismo objetivo.