A 15 días de haber asumido su segundo período consecutivo como intendente de Villa María, Martín Gill quedó en medio de fuertes rumores sobre su posible migración a un cargo del gobierno del presidente Alberto Fernández.

La versión se instaló desde temprano en los pasillos del palacio municipal, y no fue desmentida oficialmente.

El rumor cobró “asidero” a media mañana, según confiaron desde su entorno, al tiempo que Gill se encontraba en Oncativo, promocionando el Festival de Peñas 2020.

Fuentes de su gabinete dieron como probable su salida del Municipio hacia un área del gobierno nacional, que sería en el ámbito de Obras Públicas.

El ex secretario de políticas universitarias y ex diputado desembarcará en el Ministerio de Obras Públicas para secundar a Gabriel Katopodis.

De esta manera Gill se suma a los cordobeses Walter Saieg y a Gabriel Bermúdez quienes dejaron sus lugares en la legislatura y en el Gobierno provincial para ocupar los cargos de  Secretaría de Gestión del Transporte y Subsecretaría de Transporte Automotor.

¿Qué pasa si pide licencia?

En caso que el intendente decidiera asumir un cargo que lo obligue a alejarse de su sillón municipal, la Carta Orgánica Municipal le permite un máximo de 180 días de licencia.

Luego de ese periodo debe regresar a la gestión o llamar a elecciones nuevamente.

Mientras dura la licencia, el cargo de intendente lo debe ejercer el presidente del Concejo Deliberante, que es lo que justamente Martín Gill hizo cuando el exintendente Eduardo Accastello dejó su cargo para asumir como Ministro de Gobierno del exgobernador José Manuel de la Sota.

La diferencia es que aquella vez faltaba muy poco para la finalización del mandato, y aquí está recién comenzado.