Paola y Walter son de Villa María y hace unos meses cumplieron el sueño de convertirse en padres. Hoy, viven junto a tres nenas, de 5, 9 y 11 años y dos varones de 6 y 8 años, nacidos en San Salvador de Jujuy.

Cuando Walter Montenegro conoció a Paola Damiani, ella ya estaba inscripta en el registro para ser mamá adoptiva. Lo primero que hizo fue contarle a “Coki”, en ese momento su novio, que para tener hijos tendrían que hace tratamientos de fertilidad o sino adoptar. Ambos coincidieron en que querían una familia numerosa y que juntos podían lograrlo. Se fueron a vivir a una casa y a los dos años, empezaron los trámites para convertirse en papás adoptivos.
Pasaron los meses y junto a otras parejas formaron un grupo de adopción donde se pasaban información, se contenían y subían todos los días las publicaciones del Ministerio de Justicia. Fue así, como en noviembre de 2017, Paola se topó con la convocatoria de cinco hermanos. “vimos la convocatoria pública y empezamos a proyectarnos como si ya fuéramos siete en casa. Llamamos al juzgado de Jujuy, nos explicaron la situación de los nenes y nos pidieron que lo charláramos bien y les confirmáramos vía mail si seguíamos interesados en continuar. Consultamos con toda la familia y le dimos para adelante”, explica Paola, en un artículo publicado por TN.

Esperanza

Desde que vieron la convocatoria pública, algo en su interior les hacía pensar que los iban a elegir a ellos. “Coki me dijo, ‘gorda, nos eligen a nosotros’. Yo me puse en ‘modo mamá’ en todo y planificaba el día a día como si fueran a venir a casa en cualquier momento. Cuando Coki venia de trabajar, yo le decía ‘aprovechá ahora, que más adelante van a venir los nenes’. A la semana de la primera entrevista, nos llamaron y nos confirmaron que podíamos ir a empezar la vinculación con los chicos”.
Paola cortó la comunicación con el juzgado de Jujuy y lo llamó a Coki. “Estaba trabajando y me puse a temblar y a llorar. No puedo poner en palabras la felicidad que tenía. Me vine a casa y estuve dos días en cama porque sentía mucha responsabilidad. No les quería fallar a los chicos, quería que nos organizáramos para darles lo mejor”, cuenta Walter.

Paola es abogada y trabaja en los tribunales de Villa María, es empleada judicial. Coki, por su parte, es vendedor para una empresa de alimentos.

Desde el momento en que les confirmaron que habían sido seleccionados ellos de entre los 18 postulantes de distintos lugares del país, organizaron todo en sus trabajos para viajar lo antes posible. “Mi trabajo me permite tener las tardes más libres y abocarme a los chicos. Desde el juzgado, también nos facilitaron las cosas para hacer entrevistas vía Skype y después poder vincularnos lo más rápido posible con ellos”, dice la mamá.
Cuando les confirmaron la fecha en que podían ir a Jujuy, salieron a comprar un auto. “Conseguimos uno usado de siete asientos. Queríamos ir y volver todos, como familia. En mi trabajo, me otorgaron una licencia y viajamos tranquilos. No tuvimos que preocuparnos ni por las camas, ni por los colchones ni por nada. Nuestras familias y amigos hicieron todo para que nosotros solo nos ocupáramos de nuestros hijos”.

Viajaron más de 1300 kilómetros desde Villa María a San Salvador de Jujuy. La pareja confiesa que esa distancia pasó volando. Lo que se les hizo eterno fue el trayecto desde el juzgado al hogar donde estaban los chicos.

“Eran como máximo seis kilómetros. No sabíamos los nombres ni habíamos visto una sola fotos. Solo sabíamos cómo era su situación y que nos estaban esperando”.

Fuente: TN