La joven de 20 años fue hallada asfixiada y su cuerpo parcialmente quemado en un descampado de Villa Nueva, en abril de 2017.

El fiscal de Villa María René Bosio elevó a juicio la causa por el femicidio de Tamara Córdoba, la joven de 20 años asesinada en abril de 2017 en Villa Nueva, en el sureste de la provincia.

El acusado, Alan Barrios, se enfrenta a la posible pena de prisión perpetua.

“No había entre ellos (Córdoba y Barrios) ningún lazo de sangre, pero vivían juntos porque la mamá del imputado tenía una relación con el padre de Tamara”, indicó en su momento el fiscal Bosio, tras enviar al acusado a Bouwer. Tamara era mamá de una niña de 2 años.

La joven había sido vista por última vez a la salida de un boliche. El acusado dijo que volvían juntos y que luego cada uno siguió por su cuenta, pero las pruebas terminaron por acorralarlo.

Una cosa particular es que, al tiempo de ser enviado a la cárcel, Barrios subió varios mensajes a su Facebook con alusiones a la muerte de Tamara, lo que motivó que la familia de la víctima se quejara en la Fiscalía para que el Servicio Penitenciario allane y secuestre computadoras y celulares, dado que está prohibido que los presos tenga acceso a esas cosas.

“Yo no soy un ladrón ni traficante, soy uno más desechado por este mundo, yo no soy lo que mis enemigos juran”, posteó Barrios con algunos errores de sintaxis y ortografía.